Newsletter: crea la tuya en 7+1 pasos

La newsletter es una forma cercana de comunicarnos con nuestros clientes

La newsletter es una forma cercana de comunicarnos con nuestros clientes y con los que se podrían convertir en clientes.

Seguro que varias de ellas aterrizan en tu bandeja de entrada al cabo de la semana. Incluso puede que recibas la mía y que a través de ella hayas llegado hasta este post. Si es así bienvenid@.

Para empezar, algo muy importante: los receptores van a recibir periódicamente nuestro e-mail porque han sido tan amables de dejarnos sus datos, así que hay que hacerlo lo mejor posible para no defraudarles. Por lo tanto conviene tener en cuenta unas cuantas pautas para que estos textos sean agradables para los suscriptores y efectivos para nuestro negocio.

Si estás pensando en implementar esta herramienta en la comunicación de tu negocio, sigue leyendo para conocer los 7+ 1 pasos para que tu newsletter no caiga en saco roto.

1. Ten claros tus objetivos

Para hacerlo debes responderte a qué es lo que quieres obtener mediante esta vía de comunicación. Los objetivos o metas habituales de las newsletters son:

  • Compartir y difundir contenido relacionado con nuestro negocio para posicionarlo en la mente de nuestro público objetivo.
  • Conducir a las personas que se hayan suscrito e a que se conviertan en clientes potenciales.
  • Fidelizar a los suscriptores con contenidos que les sean útiles y que afiancen su vinculación con nuestro negocio. De esta forma se crea una comunidad.

2. Adapta el contenido al objetivo de cada newsletter

El contenido de estos correos electrónicos ha de ser coherente con aquella finalidad que se persigue. Ya sea para generar tráfico, educar a tu audiencia o crear una comunidad todo lo que envíes tiene que estar adaptado a aquello que esperamos que ocurra una vez el lector haya abierto el correo.

De todas formas una máxima siempre tiene que ser que dichos contenidos aporten un valor real al que los lee, ampliando el conocimiento sobre el negocio remitente, actualización de los productos o servicios que se ofrecen, etc.

3. Escoge un asunto que sea atractivo

Como decía al principio, al cabo de la semana nos llegan unas cuantas newsletters a las que estamos suscritos. Todo ello al margen de correos de trabajo y de carácter personal que llenan nuestra bandeja.

Por ello, si el asunto de la newsletter no se nos muestra lo suficientemente atractivo es probable que lo pasemos por alto, retrasemos su apertura para otro momento o, en el peor de los casos, ni si quiera lleguemos a abrirlo y leerlo.  

4. Opta por la mejor hora de envío de tu newsletter

La hora de envío y recepción puede ser determinante. Ello depende mucho de la audiencia a la que nos dirigimos. Por eso lo más aconsejable es hacer algunas pruebas a diferentes horas y ver qué resultados obtenemos en cuanto a tasa de apertura.

De todas formas todo apunta a que lo ideal es hacerlo de lunes a viernes entre las 7:00 y las 16:00. Evitar los fines de semana y los días festivos puede ser una buena idea. Respetar el descanso de los demás y aprovechar los días y horas en los que todos estamos más activos es, al final, una buena opción para todo el mundo.

5. Elige la frecuencia de envío más acertada

Ya sea diaria, semanal, quincenal o mensual, la frecuencia también tiene que ser coherente con los objetivos que persigas y con la cantidad de contenido nuevo del que dispongas para compartir con tus suscriptores.

Así mismo, aplicar el sentido común para no “agotar” a los lectores y que acaben dándose de baja de la recepción de la newsletter es primordial.

6. Utiliza una plataforma de newsletter que se ajuste a lo que necesitas

En el mercado podemos encontrar múltiples soluciones para el envío. Las hay más sencillas y más asequibles y otras que tienen cuotas algo más elevadas pero que también te ofrecen más ventajas a la hora manejar los datos de tu lista de suscriptores, etc.

Las más populares son Mailchimp por su sencillez y ActiveCampaign por ser más profesional y con más opciones. Pero existen muchas más que se pueden al flujo de trabajo de tu negocio.

7. Segmenta tu lista de suscriptores

Una lista de suscriptores actualizada y segmentada es imprescindible para poder obtener buenos resultados. Es la forma de enviar el contenido correcto a las persona indicadas, aquellas a las que les va a ser de utilizad y que están alineadas con la actividad que realizas.

Revisar periódicamente esta lista es imprescindible para optimizar los envíos y cumplir con los objetivos que nos hemos puesto.

Pues bien, llegados a este punto te preguntarás cual es el último paso de esos 7+1. Si me conoces un poco creo que te puede ser fácil adivinar que está relacionado con…

8. Las métricas de las newsletters

Como en otras acciones de marketing en este caso también es imprescindibles medir el progreso de nuestras acciones para, en función de los datos que obtengamos, tomar las decisiones oportunas para cambios de estrategia, etc.

Las principales métricas son:

  • Entrega: las que llegan.
  • Apertura: las que se abren.
  • Tasa de clics: porcentaje de clics en el texto.
  • Bajas de suscripción: cancelaciones.
  • Rebote: las que se devuelven.
  • Crecimiento de la lista de suscriptores: la cantidad que vas acumulando.

¿Envías newsletters? ¿Qué te gustaría encontrar en el mía? Déjame un comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mejora tus habilidades comunicativas para el sector porcino

Mejora tus habilidades comunicativas

Gracias a esta masterclass gratuita: